♥ Detener el colapso de nuestra tierra ♥

Detener el colapso de nuestra tierra…

Paisajes artísticos, profundos, inspiradores, inalcanzables y a veces hasta parecen ser extraterrestres nos hacen pensar que nuestra pequeña vida no bastaría para ver toda esta joya de mundo que tenemos, que han sido musas de muchos poetas y estudiosos, y que nos enseñan que seguimos siendo pequeños en camino de aprender, de observar, de maravillarnos que este mundo es como es, porque, a pesar de todo, es bello.

¿Un anochecer de colores flameantes no te enchina la piel? ¿Una llovizna veraniega no calma el estrés que te rodea? ¿Un campo de flores policromosas no te incitan a sonreír? ¿Las auroras boreales, presumidas, bailando en el cielo no te hacen recordar los buenos momentos? ¿Una playa nocturna, con el cielo marcado a través de las olas no te hacen sentirte vivo? Incluso ese estrépito de una montaña que hace que tu corazón lata fuerte, o un bosque que hace que tu alma se escape. O un escenario de una novela distópica o una película surreal que te hace sentirte especial. Incluso esa hierba verde que se siente a través de tu piel risueña es parte de nosotros, son parte de la belleza que este mundo decidió regalarnos, este escultor, pintor y poeta mundo, este presumido mundo donde existimos.

¿Pero que parecería si esta belleza desaparece?

El mundo está cambiando a niveles impresionantemente altos, y la población crece más y más. Como somos una sociedad consumista, el mundo natural está desapareciendo poco a poco, los avances de las tecnologías y de la humanidad en general, llevan a una sociedad que busca satisfacer más necesidades y diferentes, muchas de estas, afectando a paisajes naturales o al entorno biológico del mundo; y este mundo, triste, decepcionado con nosotros ¿Qué puede hacer?

La cruda realidad, es que está en nuestras manos que este mundo sobreviva, y puede que a veces no lo sepamos, pero, otras más, nos hacemos de oídos sordos y voces mudas, y buscamos comodidades tontas y absurdas aplastando al mundo que nos dieron de herencia y que lo hicimos nuestro, lo reclamamos como tal, y lo obtuvimos por que podíamos parecer que lo cuidaríamos, pero, a veces, olvidamos que estamos aquí.
Un ejemplo claro es el parque Nacional Everglades, que en 2010 fue declarado patrimonio de la humanidad, pero hoy en día, la contaminación y la sequía que el hombre ha provocado ha puesto a este habitad en peligro, dando ya sus últimas, muriendo lentamente; otro más es la selva Amazonas, que, aunque sea la más biodiversa, está siendo destruida, la estamos haciendo retroceder (varios autores,(2015) Una sola generación podría desaparecer estos milenarios -y maravillosos- ecosistemas. http://ecoosfera.com/2015/01/una-sola-generacion-podria-desaparecer-estos-milenarios-y-maravillosos-ecosistemas/).
Las tecnologías son buenas, si, y no estoy diciendo que debamos vivir de forma arcaica, pero es el aire que respiramos, la comida que comemos, el agua que bebemos, incluso la ropa que nos ceñimos y la casa donde cohabitamos todos nosotros, llamada “Planeta Tierra”, hogar, dulce hogar. Pero no solo es el hogar del humano, pues somos miles de diferentes organismos, que interactuamos en este mundo, que hoy estamos aquí. Sobre nuestras acciones no solo recae la vida de uno mismo, sino de cada humano, planta, animal, insecto o microrganismo que coexiste en un mundo variado y diverso. ¿Piensas en las vidas de cada ser vivo al tirar basura a la calle? ¿O piensas en la falta de agua vivida en algún otro lugar cuando disfrutas de inundar más allá de la tina del baño? ¿Piensas en lo que siente un pequeño animal arrebatado de su madre para la comodidad de tener una alfombra?

Y este mundo, sea como sea, es variado, hermoso, imprescindible. Casi perfecto. Dicen que si el mundo estuviera más alejado o cerca del sol, no habría vida. Que si no existieran los bosques, el mundo perdería su estabilidad climática actual. Que no hay dos copos de nieve iguales. Que las auroras boreales danzan como la realeza. Y sean verdad o no, nuestro mundo es tan maravilloso, tan milagroso, que pareciera que deberíamos estar en continuo agradecimiento por cada cosa que nuestra tierra nos regaló ¿por qué no hacerlo entonces?

El uso de materiales renovables y energía sustentable ha sido un tema muy debatido en los últimos años, pues el deterioro del mundo tan eufórico de estos últimos años ha sido amenazador para todos, y poco a poco han salido más organizaciones o personas que quieren salvar este mundo, pero aún no es suficiente.

Cada cosa que tú hagas, podría ayudar al mundo. Dice la madre Teresa de Calcuta <<lo que tú haces puede parecer una gota en el mar. Pero el mar sería menos sin una gota>>; tú decides que hacer para salvar al planeta. Hay tantas cosas que puedes hacer, pues esta tierra es hermosa y merece continuar teniendo esta belleza que presume día a día.

No desperdicies ni un momento aquí, recuerda que el tiempo no espera a nadie; ni olvides de darle gracias a la madre tierra por mostrarte una maravilla, pues el Nirvana puede estar entre nosotros, si nos forzamos en encontrarlo. Pues la belleza viene de la mano con la vida y con este mundo. Da gracias al juguetón mundo por darte aquel buen día o buena noche con algún color policromoso, con una brisa en forma de suspiro o canción, o con aquel paisaje enajenador que hizo volarte los sentidos. Este mundo vale la pena.

¿Qué harás?

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s